martes, 27 de noviembre de 2012

MANOLO BLAHNIK _ BRITISH FASHION AWARD

 Esta misma noche el "maestro" Blahnik recibirá el British Fashion Award


"Me importan un comino las tendencias, me encantan los zapatos. Soy como un viejo vampiro, así que es importante hablar con gente joven. En realidad no me gustan los 'zapatos de moda', hago un diseño y cada temporada me gusta mejorarlo. Las tendencias no me interesan. Pienso en cada temporada como en una evolución, no como un cambio de estilo", afirma Manolo Blahnik.



Desde el principio de su carrera el diseñador contó con el apoyo de la prensa especializada –no en vano, fue la propia Diana Vreeland la que le recomendó que se dedicara a los zapatos después de ver sus bocetos–, pero además fotógrafos y actrices de la época formaban parte de su círculo íntimo de amigos, desde Paloma Picasso hasta Helmut Newton, junto a los que asistía a fiestas o viajaba alrededor del mundo. Los que no le conocían personalmente entonces adoraban igualmente sus zapatos: Grace Coddington, Jane Birkin, Charlotte Rampling y Marisa Berenson eran clientas asiduas.


 
Anna Piaggi y Manolo Blahnik en un evento benéfico en 1973.

 
Icónico, visionario, artesano en el sentido más literal de la palabra, adicto a la belleza y a la feminidad clásica. El legendario diseñador lleva más de 40 años ideando zapatos de ensueño, concebidos como auténticas obras de arte atemporales y eternas: los modelos de Blahnik son objetos para soñar...

El diseñador canario en una imagen de 1974. Entonces ya había decidido que su destino estaba en los zapatos y comenzaba a trabajar con algunos de los diseñadores de moda más importantes de la época.



 La fama mundial de Blahnik se globalizó cuando los guionistas decidieron que Carrie Bradshaw, el personaje que interpretaba Sarah Jessica Parker en Sexo en Nueva York, iba a tener una obsesión por encima de cualquier otra cosa: los manolos. En uno de los episodios Carrie es asaltada y le ruega al atracador "por favor señor, puede llevarse mi Baguette de Fendi, mi anillo, mi reloj... Pero no me quite mis manolos". El ladrón, claro, se lleva las sandalias de la periodista, su par preferido para mayor tragedia.





1 comentario:

Hustle and Bustle dijo...

La verdad es que Manolo es un artista, que no se preocupa por seguir las tendencias. El las crea!

Besiños